Tú oh Dios, eres la verdad

Tú oh Dios, eres la verdad
Que buscamos en nuestras vidas.
Buscamos la verdad, la alegría.
Buscamos la libertad.

Tú nos oyes, pero tu callas.
Tú callas ante nuestras palabras
y ante nuestras preguntas,
ante la muerte y ante la vida.

Ante nuestras luchas, tú callas,
y nos es difícil aceptar esto.
Pero tú nos has dicho una palabra.
Tú nos has dicho todo
en el Jesús del Evangelio.

Conocemos el Evangelio,
pero no sabemos vivir como vivió Jesús.
Él hacía siempre lo que tú querías.
Enséñanos a vivir como vivió Jesús.

Extraído de Aquesta eterna fonte, de Virtudes Parra

CRISTINA KAUFMANN
CARMELITA DESCALZA

Publicado en Religión | 6 comentarios

LA CASA EN VENTA

LA CASA EN VENTA

El dueño de un pequeño negocio, amigo del gran poeta Olavo Bilac,
cierto dia lo encontró en la calle y le dijo:

“Sr. Bilac, estoy necesitando vender
mi casa, que ud. tan bien conoce …
¿Me podría redactar el anuncio para el diario?”

Olavo Bilac tomó lápiz y papel y escribió:

“ Se vende encantadora propiedad, donde cantan los
pájaros al amanecer en las extensas arboledas.
Rodeada por las cristalinas aguas de un lindo riachuelo,
la casa, bañada por el sol naciente, ofrece la sombra
tranquila de las tardes en la varanda”.

Algunos meses después, el poeta se encontró con el comerciante , y le preguntó si ya había vendido la casa.

“No pensé más en eso -dijo el hombre-.
Después de leer el anuncio me di cuenta de la maravilla que tenía!”

A veces, no nos damos cuenta de las cosas buenas
que tenemos, y vamos tras falsos tesoros.
Nos hace bien, de vez en cuando, revalorizar lo que tenemos
y que nos fue dado gratuitamente por la vida:
Los amigos, la familia, la sonrisa de los hijos,
el conocimiento que adquirimos, la salud…
y el poder de ser conscientes de todo ello.

Éstos sí son verdaderos tesoros.

(Recibido por Internet de Diapositivas.com – 2007)

Publicado en FELICIDAD | 3 comentarios

La rosa y el sapo

Había una vez una rosa roja muy bella, se sentía de maravilla al saber que era la rosa más bella del jardín. Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veía de lejos. …. Se dio cuenta de que al lado de ella siempre había un sapo grande y oscuro, y que era por eso que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto le ordenó al sapo que se fuera de inmediato; el sapo muy obediente dijo: Está bien, si así lo quieres. Poco tiempo después el sapo pasó por donde estaba la rosa: y se sorprendió al ver la rosa totalmente marchita, sin hojas y sin pétalos. -Le dijo entonces: Vaya que te ves mal. ¿Qué te pasó? La rosa contestó: Es que desde que te fuiste las hormigas me han comido día a día, y nunca pude volver a ser igual. El sapo solo contestó: Pues claro, cuando yo estaba aquí me comía a esas hormigas y por eso siempre eras la más bella del jardín.

Moraleja:

Muchas veces despreciamos a los demás por creer que somos más que ellos, más bellos o simplemente que no nos “sirven” para nada.
Todos tenemos algo que aprender de los demás o algo que enseñar, y nadie debe despreciar a nadie.
No vaya a ser que esa persona nos haga un bien del cual ni siquiera estemos conscientes.
No hagamos acepción de personas, por su aspecto. Dios creó con el mismo amor a la rosa que al sapo.

Publicado en Moralejas | 6 comentarios

Se venden cachorros

Un tendero estaba clavando sobre la puerta de su tienda un letrero que decía: “Se venden cachorros”.
Letreros como ese tiene una atracción especial para los niños pequeños y efectivamente, un niño apareció bajo el letrero del tendero.
– ¿Cuánto cuestan los cachorros?- pregunto.
– Entre 30 y 50 € -respondió el tendero.
El niño metió la mano en su bolsillo y sacó un poco de cambio
– Tengo 2.37 € -dijo- ¿puedo verlos, por favor? El tendero sonrió y silbó, y de la caseta de los perros salió “Dama”, que corrió por él pasillo de la tienda seguida de cinco pequeñitas, diminutas bolas de pelo. Un cachorro se estaba demorando considerablemente. El niño inmediatamente distinguió al cachorro rezagado… ¡era cojo!.- ¿Qué le pasa a ese perrito?- preguntó
El tendero le explicó que el veterinario había examinado al cachorro y había descubierto que le faltaba una cavidad de la cadera y que cojearía por siempre. Estaría lisiado toda su vida. El niño se entusiasmo.
– Ese es el cachorro que quiero comprar – dijo.
-NO, tú no quieres comprar ese perrito. Si realmente lo quieres, te lo voy a regalar- dijo el tendero.
El niño se enfadó mucho. Miro al tendero directo a los ojos, y moviendo el dedo replicó:
– No quiero que me lo regale. Ese perrito vale exactamente tanto como los otros perros y voy a pagar su precio completo. De hecho, ahora mismo voy a dar 2.37 € y luego 50 céntimos al mes hasta terminar de pagarlo. El tendero replicó:
– Realmente no quieres comprar este perrito. Nunca va a poder correr, brincar ni jugar contigo como los otros cachorritos.
Al oír esto, el niño se agachó y se subió la pierna del pantalón para mostrar una pierna izquierda gravemente torcida, lisiada, sostenida por un gran aparato ortopédico de metal.
Miró al tendero y suavemente le respondió.
– Bueno, pues yo tampoco corro tan bien que digamos, y el cachorrito va a necesitar a alguien que lo entienda.

Publicado en Moralejas | 4 comentarios

EL SENDERO DE LA AMISTAD

La amistad es un sendero del que puedes disfrutar paseos largos y bellos llenos de felicidad. Es un camino tan lindo y adornado sin igual con las flores más bonitas que puedes imaginar.
La amistad es un sendero al que debes implantar el cariño, la alegría sinceridad y bondad.
Y por cosas de la vida aunque sea bueno y demás, tiene sus piedras pequeñas que te hacen tropezar.
La amistad es un sendero por el que hay que caminar con el corazón abierto y sabiendo perdonar.
Siembra tu mejor semilla y así podrás cultivar de las flores, las más bellas y crecerán muchas más.
La amistad es un sendero que al andarle sin cesar con los años se convierte en una eterna… hermandad.
Anónimo

Publicado en Convivencia y amistad | 4 comentarios

Navidad

Navidad no es la fiesta de los regalos y las compras, de banquetes y grandes gastos, sino la fiesta de los pobres y los sencillos.
La primera Navidad fue la Navidad de unos pobres, María y José, que no hallaron lugar en la posada del pueblo de Belén y tuvieron que ocupar un lugar deshabitado para que naciera el Niño (Lucas 2,7).
Navidad es la fiesta de los pobres, de los pastores que guardaban el rebaño de noche a quienes se anunció en primer lugar la gran noticia de que había nacido el Salvador en Belén (Lucas 2,8-20).
Navidad es la fiesta de un Dios que se hace niño, pobre, que entra en nuestro mundo sin poder ni riqueza, débil, frágil, pequeño, para que nadie se asuste de él
´ Por esta la celebración cristiana de Navidad que cada año recordamos ha de ser la fiesta de la solidaridad, del amor a los pequeños, del compartir, de comenzar a vivir la vida con ojos de niño, de confiar en Dios que no olvida a su pueblo.
Convertir la Navidad en una fiesta para ricos es un contrasentido, es lo más contrario al espíritu de la primera Navidad.
Si siempre es verdad que Jesús está en los pobres (Mateo 25,31-45), esto debe manifestarse mucho más en Navidad.
Entonces Navidad será la fiesta del amor y de la alegría verdadera. Entonces se comprenderá lo que dice la primera lectura de la noche de Navidad.
“El pueblo que caminaba en tinieblas
vio la luz.
Sobre los que vivían entre sombras
Brilló una gran luz.
Porque un niño nos ha nacido,
Un hijo se nos ha dado” (Isaías 9, 1ss).
En cambio Navidad es mala noticia para los que como Herodes, solo buscan su propia riqueza y se turban ante el nacimiento de Jesús (Mateo 2,3). Quizás por esto intentan desfigurar el sentido de la Navidad y convertirla en su fiesta…
Navidad es una gran parábola del reino de Dios. Lo que es este reino, aparece ya en el nacimiento de Jesús. Por esto Navidad es una fiesta conflictiva, como el mismo Jesús y su reino (Lucas 2,34). Navidad exige una respuesta de parte de cada uno y de todos…

Publicado en Superación personal | 4 comentarios

EL RITUAL DE LOS INDIOS CHEROKEE

Cuando el niño empieza su adolescencia, su padre lo lleva al bosque, le venda los ojos y se va dejándolo solo.

Él tiene la obligación de sentarse en un tronco toda la noche y no puede quitarse la venda hasta que los rayos del sol brillan de nuevo en la mañana

Él no puede pedir auxilio a nadie. Una vez que sobrevive esa noche, él ya es un hombre.

Él no puede platicar con los otros muchachos acerca de esta experiencia, debido a que cada chico debe entrar en la masculinidad por su cuenta.

El niño está naturalmente aterrorizado. Él puede oír toda clase de ruidos… Bestias salvajes que rondan a su alrededor, lobos que aúllan, Quizás algún humano que puede hacerle daño.

Escucha el viento soplar y la hierba crujir, sentado estoicamente en el tronco, sin quitarse la venda. Ya que es la única manera en que puede llegar a ser un hombre.

Por último, después de esa horrible noche, aparece el sol y el niño se quita la venda… es entonces cuando descubre a su padre sentado junto a él.

Su padre no se ha ido, ha velado toda la noche en silencio, sentado en un tronco para proteger a su hijo del peligro sin que él se de cuenta.

De la misma forma, nosotros nunca estamos solos. Aun cuando no podamos verlo, en medio de las oscuridades de la vida, nuestro Padre Celestial está a nuestro lado, velando por nosotros, sentado en un tronco.

Cuando vienen los problemas y la oscuridad, lo único que tenemos que hacer es confiar en Él, algún día vendrá el amanecer y lo veremos cara a cara tal cual es.


Publicado en Moralejas | 5 comentarios