EL HERMOSO CLAVEL

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo. El roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el pino. Volviéndose al pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la vid. Y la vid se moría porque no podía florecer como la rosa. La rosa lloraba por no ser fuerte y sólida como el roble. Sin embargo, en medio de todo ese barullo, encontró una planta, un clavel floreciendo más fresco que nunca. El rey le preguntó:
– ¿Cómo es que creces tan saludable en medio de este jardín mustio y sombrío?
La flor contestó:
– Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste querías claveles; si hubieras querido un roble, lo habrías plantado. En aquel instante me dije: Intentaré ser clavel de la mejor manera que pueda, y heme aquí, el más hermoso y bello clavel de tu jardín..

Anuncios
Publicado en Moralejas | 2 comentarios

SECUENCIA DE PENTECOSTÉS

Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre, don, en tus dones espléndidos.
Fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo.
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas,
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre
Si tu le faltas por dentro;
mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento.
riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas,
infunde calor de vida en el hielo,
doma al Espíritu indómito,
guía el que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos.
Por tu bondad y tu gracia
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno.

Publicado en Religión | 1 Comentario

NO, YO NO DEJO LA TIERRA (Himno)

«No, yo no dejo la tierra.
No, yo no olvido a los hombres.
Aquí, yo he dejado la guerra;
arriba, están vuestros nombres.»

¿Qué hacéis mirando al cielo,
varones, sin alegría?
Lo que ahora parece un vuelo
ya es vuelta y es cercanía.

El gozo es mi testigo.
La paz, mi presencia viva,
que, al irme, se va conmigo
la cautividad cautiva.

El cielo ha comenzado.
Vosotros sois mi cosecha.
El Padre ya os ha sentado
conmigo, a su derecha.

Partid frente a la aurora.
Salvad a todo el que crea.
Vosotros marcáis mi hora.
Comienza vuestra tarea. Amén.

Publicado en Religión | 2 comentarios

EL SOL Y EL VIENTO

El sol y el viento discutían sobre cuál de los dos era más fuerte. La discusión fue larga, porque ninguno de los dos quería ceder.
Viendo que por el camino avanzaba un hombre, acordaron en probar sus fuerzas desarrollándolas contra él. – Vas a ver – dijo el viento- como con sólo echarme sobre ese hombre, desgarro sus vestiduras. Y comenzó a soplar cuanto podía. Pero cuantos más esfuerzos hacía, el hombre más oprimía su capa, gruñendo contra el viento, y seguía caminando. El viento encolerizado, descargó lluvia y nieve, pero el hombre no se detuvo y más cerraba su capa. Comprendió el viento que no era posible arrancarle la capa. Sonrió el Sol mostrándose entre dos nubes, recalentó la tierra y el pobre hombre, que se regocijaba con aquel dulce calor, se quitó la capa y se la puso sobre el hombro.
“-Ya ves- (le dijo el Sol al Viento), cómo con la bondad se consigue más que con la violencia”.

Publicado en Convivencia y amistad | 2 comentarios

Tú oh Dios, eres la verdad

Tú oh Dios, eres la verdad
Que buscamos en nuestras vidas.
Buscamos la verdad, la alegría.
Buscamos la libertad.

Tú nos oyes, pero tu callas.
Tú callas ante nuestras palabras
y ante nuestras preguntas,
ante la muerte y ante la vida.

Ante nuestras luchas, tú callas,
y nos es difícil aceptar esto.
Pero tú nos has dicho una palabra.
Tú nos has dicho todo
en el Jesús del Evangelio.

Conocemos el Evangelio,
pero no sabemos vivir como vivió Jesús.
Él hacía siempre lo que tú querías.
Enséñanos a vivir como vivió Jesús.

Extraído de Aquesta eterna fonte, de Virtudes Parra

CRISTINA KAUFMANN
CARMELITA DESCALZA

Publicado en Religión | 7 comentarios

LA CASA EN VENTA

LA CASA EN VENTA

El dueño de un pequeño negocio, amigo del gran poeta Olavo Bilac,
cierto dia lo encontró en la calle y le dijo:

“Sr. Bilac, estoy necesitando vender
mi casa, que ud. tan bien conoce …
¿Me podría redactar el anuncio para el diario?”

Olavo Bilac tomó lápiz y papel y escribió:

“ Se vende encantadora propiedad, donde cantan los
pájaros al amanecer en las extensas arboledas.
Rodeada por las cristalinas aguas de un lindo riachuelo,
la casa, bañada por el sol naciente, ofrece la sombra
tranquila de las tardes en la varanda”.

Algunos meses después, el poeta se encontró con el comerciante , y le preguntó si ya había vendido la casa.

“No pensé más en eso -dijo el hombre-.
Después de leer el anuncio me di cuenta de la maravilla que tenía!”

A veces, no nos damos cuenta de las cosas buenas
que tenemos, y vamos tras falsos tesoros.
Nos hace bien, de vez en cuando, revalorizar lo que tenemos
y que nos fue dado gratuitamente por la vida:
Los amigos, la familia, la sonrisa de los hijos,
el conocimiento que adquirimos, la salud…
y el poder de ser conscientes de todo ello.

Éstos sí son verdaderos tesoros.

(Recibido por Internet de Diapositivas.com – 2007)

Publicado en FELICIDAD | 3 comentarios

La rosa y el sapo

Había una vez una rosa roja muy bella, se sentía de maravilla al saber que era la rosa más bella del jardín. Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veía de lejos. …. Se dio cuenta de que al lado de ella siempre había un sapo grande y oscuro, y que era por eso que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto le ordenó al sapo que se fuera de inmediato; el sapo muy obediente dijo: Está bien, si así lo quieres. Poco tiempo después el sapo pasó por donde estaba la rosa: y se sorprendió al ver la rosa totalmente marchita, sin hojas y sin pétalos. -Le dijo entonces: Vaya que te ves mal. ¿Qué te pasó? La rosa contestó: Es que desde que te fuiste las hormigas me han comido día a día, y nunca pude volver a ser igual. El sapo solo contestó: Pues claro, cuando yo estaba aquí me comía a esas hormigas y por eso siempre eras la más bella del jardín.

Moraleja:

Muchas veces despreciamos a los demás por creer que somos más que ellos, más bellos o simplemente que no nos “sirven” para nada.
Todos tenemos algo que aprender de los demás o algo que enseñar, y nadie debe despreciar a nadie.
No vaya a ser que esa persona nos haga un bien del cual ni siquiera estemos conscientes.
No hagamos acepción de personas, por su aspecto. Dios creó con el mismo amor a la rosa que al sapo.

Publicado en Moralejas | 6 comentarios